Etiquetas

Denunciar abuso

Ir al contenido principal

Desahogo - Poema | cuentos del pastor










Me resulta increíble, que lo que se ve hoy en día, una iglesia divida que no sabe que es amar, se conforma con ir al culto, ya no quieren predicar y solo los domingos cuando más hermanos van.

Pues están tan ocupado en cosas que no edifican, siendo incapaces de ver lo que está a simple vista, olvidaron las palabras que un día el señor recito, donde este tu tesoro estará tu corazón.

Es tan increíble ver, como se escasea el amor, estamos viviendo un tiempo donde solo importa el yo, es que hemos olvidado lo que por cristo fue dicho, debes amar tu prójimo como te amas a ti mismo.

Oye iglesia, hasta cuando seguirás esa dirección parece un camino recto su rumbo la destrucción, ¡detente! Y mira en que has caído, están esperando por ti, tu familia tus vecinos y tus amigos.

Para que le prediques, le hables de la palabra, si no se le habla de cristo como es que alguien se salva, no hay manera, pues no hay otro camino, aunque muchos parecen derechos todo conducen a un abismo.

Iglesia contra iglesia es lo que se ve hoy en día, bello y delicioso es los hermano en armonía, ahí es que Dios habita su bendición él envía el no habita en la contienda, pensé que lo entenderías.

Por tus acciones deduzco que aún no lo has comprendido, no podemos hacer leña del árbol que ha caído, debemos de ayudar a que se mantenga vivo, haz así con los demás, como cristo hizo contigo.

En vez de ir a juzgarle dale palabras de aliento, aquel que se encuentra herido tirado en el pavimento, no esperas juicio de ti, si no palabras de aliento, para poder levantarse, superar ese momento.

Cuando tu estas en el suelo, tú quieres ser ayudado, porque haces lo contrario con toditos tus hermanos, pues en vez de socorrerlo, lo ayudas a hundirse más, como cristo hizo contigo así haz tu con los demás.

No desperdicies tu tiempo criticando a tus hermanos, las almas se están perdiendo y ni cuenta tú te has dado, pues estás tan concentrado obrando en mal contra tu hermano, descuidaste la misión que el señor te ha encomendado.

Cuando fue la última vez que le hablaste a alguien de cristo, aun amigo, tus vecinos o tu esposo inconverso, espero no te molestes tenía que decirte esto, si no quieres hacer nada tu decisión la respeto.

Si no quieres hacer nada tampoco puedes quejarte, que el mundo este como está tú tienes la culpa en parte, con solo ir a la iglesia ya te sientes realizado, te enfocas en otras cosas que el señor no te ha mandado.

No busco hacerte daño, si no que entres en razón, que cristo no te sorprenda en aquella condición, espero que estas palabras te sean de edificación y que el señor te bendiga con toda su bendición.


Autor: Julio Cesar Del Pozo

Si te gusta nuestro contenido, compártelo en tus redes sociales así nos ayuda a seguir creando contenido.






Comentarios